HOLYWATER

ANTICIPADA: 12€ + gastos    TAQUILLA: 15€     Punto de venta: eventbrite.es

Holywater ha dejado atrás la electricidad con Arboreal. Su nuevo disco sorprende. No solo por resucitar a la banda que no había muerto del todo pero llevaba siete años sin editar nada, sino por mostrarla en un formato casi acústico. «Solo el bajo es eléctrico», advierte Mito, el encargado de las cuatro cuerdas. Ricardo Rodríguez (voz y guitarra), Martín Alonso (guitarra) y Álex Vilas (batería) completan la formación de Lugo.«Cambió el sonido de las guitarras, pero no tanto la música. Creo que conecta con nuestro pasado», opina Mito que explica que este álbum no se desarrolló en locales de ensayo, sino en salones de casas particulares. «Estamos dispersos y preparábamos los temas en acústico de esa manera. Nos iba gustando cómo iba quedando y nos planteamos hacerlo así. Fue cómo quedó». Es decir, no se trata de un unplugged (desenchufado). Estas canciones nunca llegaron a ser eléctricas. «No es normal que un grupo de rock haga algo así», admite. Aunque la descripción pueda hacer pensar en el intimismo y la baja intensidad, lo cierto es que Arboreal transmite tensión. Temas como Dream o Belive crecen desde esa madera a la que apela el título genérico. Y tensan al oyente. «Al no haber distorsión, a lo mejor hay que jugar con otro tipo de dinámicas, con silencios y parones -detalla el músico-. Antes las cosas las hacías con efectos. Ahora lo hacemos de otro modo, reservando la entrada de un instrumento al estribillo, por ejemplo».Aparecen referencias a Neil Young, a Uncle Tupelo o las grabaciones acústicas de Pearl Jam o Alice In Chains. También mucho aire en una producción que apela al espacio entre los instrumentos. Lo razona: «Si estás con una batería dando caña y con los efectos creas una muralla de sonido, que está muy bien. Pero ahora queríamos hacer lo contrario que sonase muy puro, sin ordenador. Teníamos una guitarra clásica, una acústica y un bajo y tenemos que usar otras armas para lograr el mismo efecto».

Esta nueva estética de sonido afectará a los directos. «Queremos dar conciertos en teatros, con la gente sentada, porque es lo que pide el disco. Cuando rescatemos algún tema antiguo se hará desde estas perspectiva», adelanta el músico.

La Fábrica de Chocolate Club