HOLYGRAM – SUPER BOCK UNDER FEST

La primera edición del Super Bock Under Fest, realizada en 2018, confirmó que Vigo necesitaba contar con un festival de tamaño medio / grande que rellenara un hueco que llevaba mucho tiempo sin cubrirse. Pero este certamen de nuevo cuño no logró ese propósito mediante el formato habitual que se espera de este tipo de citas, sino que recurrió a una estructura que permitía su expansión por varios espacios (bajo techo) de la ciudad olívica. Obviamente, sus fechas de celebración, en la transición del invierno a la primavera, no invitaban a arriesgarse a llevar a cabo el Super Bock Under Fest al aire libre… Aunque el principal motivo de su especial planteamiento iba más allá de la mera cuestión meteorológica: ofrecer a la audiencia con la mayor cercanía posible diferentes propuestas musicales locales, estatales e internacionales, con la atención fijada en buena medida en la vecina Portugal.

El éxito artístico (con Capsula, Telefon Tel Aviv, Basanta, Myles Sanko, Benjamin Clementine o Australian Blonde como protagonistas) y de público más la positiva fórmula de la puesta de largo del Super Bock Under Fest empujaban a creer que el evento poseía las virtudes suficientes para continuar con regularidad. Una idea que, a medida que avanzaba el 2019, se desvanecía al no filtrarse ninguna novedad sobre su hipotético segundo capítulo. ¿Iba entonces a quedarse aquel acontecimiento en flor de dos días? No, ya que se ha desvelado que el Super Bock Under Fest regresará, esta vez en pleno otoño, repitiendo el esquema del año pasado: actuarán más de veinte grupos y artistas de diversos orígenes y practicantes de múltiples estilos el 22 y el 23 de noviembre en diez salas distribuidas por el centro de Vigo.

A falta de conocer al completo los integrantes del cartel, dos nombres foráneos son los considerados principales reclamos: Peaches (en la foto), otrora reina del electroclash más lascivo y provocador que sigue lanzando escupitajos tecno-punk; y Eli ‘Paperboy’ Reed, icono blanco del soul y del R&B contemporáneos pero con alma clásica.

Con todo, a pesar de que no se muestran resaltadas en letras grandes, aparecen otras bandas destinadas a convertirse en estrellas del Super Bock Under Fest 2019, como Derby Motoreta’s Burrito Kachimba, que han conseguido que su particular kinkidelia haya llegado a todos los rincones gracias a su álbum de debut, “Derby Motoreta’s Burrito Kachimba” (El Segell del Primavera / Universal, 2019), y a su poderoso directo; Helado Negro y su experimentación sintética; The Zephyr Bones, una de las bandas más refrescantes del indie-pop barcelonés; o Side Chick, vía de expresión glam-rockera de la artista estadounidense Maïa Vidal.

En el apartado autóctono, destaca Ortiga, adalid de la música alterlatina verbenera (y del que hablaremos en fantasticmag próximamente). Y, procedentes de Portugal, estarán en Vigo Noiserv, IVY (no confundir con el grupo de Dominique Durand y Adam Schlesinger), Bed Legs y Whales.

La apuesta del Super Bock Under Fest 2019 no deja lugar a dudas: Vigo ha encontrado el festival que buscaba y el festival ha hallado en la ciudad olívica el lugar ideal en el que desarrollarse.

Holygram es una banda alemana de postpunk y shoegaze que acaba de publicar un esperado disco de debut, Modern Cults. El LP está compuesto por once canciones y se ha editado en CD, en vinilo doble y en formato digital. También acaba de inaugurar una gira por Norteamérica con una de las mejores bandas electrónicas del planeta, VNV Nation, y con The Rain Within.

Holygram mezcla oportunamente el new wave y el krautrock con el postpunk y el shoegaze para deleitar con un ritmo obstinado multidimensional. Se trata de un verdadero homenaje contemporáneo al sonido de los ochenta, manteniendo la mirada firme al futuro. El resultado es oscuro, enérgico y muy pegadizo.

Holygram está formada por Patrick Blümel (voz), Sebastian Heer (batería), Marius Lansing (guitarra), Pilo Lenger (sintetizadores) and Bennett Reimann (bajo). La banda se fundó en 2015 y su enfoque creativo remite al pasado, aunque con la mirada en el futuro. Elementos difíciles de combinar se unen ingeniosamente para convertirse en la banda sonora de una ciudad de aparente inseguridad crepuscular.

El nuevo álbum aborda temas como las grandes urbes, la alienación, el anonimato, la esperanza, el recuerdo, el amor y la identidad. Estas reflexiones están íntimamente relacionadas con el inconfundible sonido de la banda. La atmósfera oscila entre los brutales sonidos de la gran ciudad y la fragilidad de las personas que se pierden en ella, escenarios observados con inteligencia, escenarios de un mundo que se desmorona y donde los individuos hace tiempo que han dejado el papel principal.

25€ + gastos

La Fábrica de Chocolate Club